Crisis eléctrica: 32% de hospitales venezolanos reciben solo 6 horas de electricidad al día 

La crisis eléctrica en Venezuela continúa afectando gravemente la operatividad de los hospitales del país. Un monitoreo realizado por la ONG «Monitor Salud Ve», que representa al sector salud de Venezuela, reveló que, durante el mes de abril, 32 centros asistenciales experimentaron interrupciones significativas en su suministro eléctrico. Según el informe, el 32% de los hospitales monitoreados tuvieron solo seis horas de electricidad al día. Otro 19% reportó contar con electricidad entre 7 y 12 horas diarias, mientras que el 25% de los centros asistenciales tuvieron suministro eléctrico entre 13 y 18 horas al día. Apenas el 25,81% de los hospitales disfrutaron de electricidad entre 19 y 24 horas diarias. 

Entre los recintos más afectados se encuentran el Hospital Dr. Ángel Larralde, el Hospital José Antonio Páez y el Ambulatorio Arquímedes Fuentes Serrano, que experimentaron entre 7 y 12 horas de electricidad al día. Esta situación ha tenido un impacto devastador en la capacidad de estos centros para ofrecer atención médica adecuada, realizar procedimientos quirúrgicos y mantener en funcionamiento equipos médicos esenciales como respiradores y máquinas de diálisis. 

«Desde las 4:00 a.m., el Hospital Vargas en Caracas ha experimentado cortes intermitentes en su suministro eléctrico. A las 5:00 a.m., un paciente en la unidad de cuidados intensivos sufrió una emergencia crítica, pero fue estabilizado por las doctoras de guardia. Debido a estos problemas eléctricos, se han tenido que posponer todas las cirugías programadas, ya que los generadores de emergencia no están funcionando correctamente», fue una de las denuncias realizadas por Monitor Salud en su cuenta de X

El personal médico y de enfermería trabaja en condiciones extremadamente difíciles debido a los cortes eléctricos, lo que aumenta el estrés y la carga laboral, además de poner en riesgo la salud y seguridad de los pacientes. En muchos casos, los hospitales dependen de generadores de emergencia, que a menudo no funcionan correctamente, como se evidenció en el Hospital Vargas. 

Además, los frecuentes cortes de electricidad impiden el almacenamiento adecuado de medicamentos y vacunas que requieren refrigeración constante, lo que agrava aún más la situación en estos centros de salud. Los pacientes crónicos y aquellos en estado crítico son los más vulnerables ante estas fallas, ya que su tratamiento depende de la disponibilidad continua de electricidad. 

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios