Darién

Margariteños regresan del Darién desilusionados y sin dinero

Recientemente, muchos margariteños iniciaron una temporada compulsiva de ventas de bienes muebles e inmuebles para poder sumarse a los viajes por la selva del Darién en busca de oportunidades, aunque otros afirman que la intención es la «conquista del sueño americano».

Miles de personas a diario ponen en riesgo sus vidas para atravesar esta selva que traga sueños de una manera alarmante. Dentro de esta separación entre Colombia y Panamá se desplazan personas del medio oriente o países en cuya crisis política obstruye el acceso a la dignidad humana, como es el caso de Cuba o Venezuela.

«Vendimos el carro, la casa y gran parte de nuestras cosas para lograr atravesar la selva del Darién, para esta aventura nos pedían 1500 dólares y nos dejaban del otro lado de la frontera, cosa que es una locura, porque nuestro ritmo de vida en Venezuela no daba para eso, aunque con los esfuerzos suficientes lo logramos», dijo Romain Guerrero, habitante del estado Nueva Esparta.

Guerrero regresó del Darién sin ningún tipo de propiedad, desilusionado con los pocos recursos que logró ahorrar para retornar a la entidad insular, este no alcanzó el sueño americano y perdió la mayoría de sus recursos en el intento.

Además, aseguró que en esta travesía tuvo que cancelar una vacuna por su paso en el lugar, esta fue la única manera de poder desplazarse de forma tranquila en el área. Perdió parte del dinero invertido en el viaje porque los limitantes impuestos por la política exterior de otros países en la región, lo impulsaron a regresar hasta la entidad insular para continuar con su vida en medio de la crisis.

¿Y ahora qué hacen después de haberlo perdido todo para cruzar el Darién?

Aquellas personas que regresan de este infernal recorrido en muchas ocasiones quedan bajo un estatus de indigentes o con bajos recursos dentro de la sociedad, padeciendo las consecuencias de la crisis o viviendo en condiciones menos dignas de las que tenían antes.

«A mí me tomó 5 años poder tener un carro, cuando me ofrecieron el sueño americano no lo pensé dos veces porque en verdad se escuchaba como una gota de esperanza en medio de este desastre que muchos llaman vida», dijo Roberto Sánchez, habitante del municipio Arismendi.

Sánchez realizó todos los esfuerzos necesarios para obtener al menos 2500 dólares que le permitiera enfrentar esta aventura, aunque resultó un hecho frustrado, este agradece que no vendió su casa o algunos bienes muebles comerciables, porque estaría en estos momentos en la calle pidiendo limosnas.

También indicó que durante su recorrido por la selva observó cómo niños, niñas, adolescentes o adultos mayores ponen en riesgo su vida huyendo de una crisis que de forma lenta ha venido destruyendo núcleos familiares y vidas.

Margariteños regresan del Darién desilusionados y sin dinero
Image

Daniel Marín

Corresponsal del estado Nueva Esparta

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.