Mujeres migrantes

Xenofobia y discriminación: barreras que enfrentan las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas para acceder al servicio de IVE en Colombia

La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, con el apoyo de la Fundación Oriéntame y Médicos del Mundo (Francia), desarrolló una investigación donde se identifican las barreras de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y a otros servicios de salud sexual y reproductiva por parte de mujeres venezolanas refugiadas y migrantes en Colombia entre los años 2018 y 2021.

‘Uno pasa por muchas cosas: barreras de acceso a la IVE en mujeres refugiadas y migrantes venezolanas en Colombia’ es el nombre de la investigación, que documenta servicios de la anticoncepción, atención del parto y atención de las violencias basadas en género, especialmente en Bogotá, San José de Cúcuta, Soacha e Ipiales.

El estudio destaca que las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas se enfrentan a un marco restrictivo y discriminatorio para el acceso a la prestación del servicio de IVE, producto de su condición migratoria, lo cual se agrava en aquellas con un estatus migratorio irregular y, entre ellas, en las caminantes.

La autora del informe, Juliana Martínez Londoño, PhD en Ciencias Humanas y Sociales y ex secretaria de Mujeres en Medellín, afirmó que «las barreras que enfrentan las mujeres para acceder a la IVE se basan en prejuicios y estigmas sobre el aborto. En el caso de las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas se añade la xenofobia y discriminación de la que son objeto por su condición».

«Esto también implica tener en cuenta los patrones culturales que influencian las prácticas en torno a la salud, la sexualidad y la reproducción», explicó.

Como parte de la investigación, realizaron entrevistas, grupos focales, análisis de datos y casos, entre otros métodos.

Martínez identificó tres grandes categorías en las que se presentan las barreras de acceso: primero, el desconocimiento del marco legal, que lleva también al desconocimiento de la IVE como una urgencia; segundo, las interpretaciones restrictivas de este, con la solicitud de documentos que den cuenta del estatus migratorio; y tercero, las fallas en la prestación de los servicios. 

Dificultades de las mujeres migrantes para acceder a servicios de salud sexual y reproductiva

Dentro de las barreras de acceso particulares que enfrentan las mujeres migrantes se encuentran el desconocimiento de la legalidad del aborto en Colombia, la falta de intimidad en sus espacios habitacionales (lo que dificulta obtener información oportuna), la falta de redes para la prestación del servicio, las fallas en cuanto a las denuncias por violencia sexual, la negación del servicio por no tener un estatus migratorio regular, entre otras.

En cuanto a las barreras de acceso a otros servicios de salud sexual y reproductiva, la investigación documenta que para quienes no cuentan con afiliación a salud, el acceso a métodos anticonceptivos no está disponible, ni siquiera a través de urgencias, así que las mujeres migrantes irregulares solo pueden acceder a estos en la atención postparto o postaborto sin lograr controlar su fecundidad.

Sobre la atención del embarazo y el parto, las mujeres refugiadas y migrantes venezolanas con estatus irregular solo logran ser atendidas al momento del trabajo de parto, sin haber tenido acceso, en muchas ocasiones, a controles prenatales. También fueron identificados hechos constitutivos de violencia obstétrica, ya que las mujeres informaron haber recibido maltrato tanto con comentarios que cuestionaron sus decisiones reproductivas, como al dejar de ser consultadas sobre los procedimientos médicos llevados a cabo en sus cuerpos.

Al momento de escribir la investigación, la Corte Constitucional emitió la Sentencia C-055 de 2022, con la que amplió el derecho al aborto, permitiendo que las mujeres, las niñas y personas gestantes puedan interrumpir el embarazo según sus propias razones y sin la amenaza de cárcel durante las primeras 24 semanas de gestación y, después de este plazo, bajo las causales establecidas desde el año 2006 en la Sentencia C-355, sin límite de edad gestacional.

Sobre las organizaciones que desarrollaron la investigación:

La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres es un colectivo feminista de organizaciones y personas que, desde 1998, trabaja por la eliminación de la discriminación y la defensa de los derechos de las mujeres en Colombia, especialmente del derecho a la libre opción a la maternidad y la despenalización total del aborto, a través del activismo y la generación de conocimiento, aportando a la construcción de la democracia. Es la organización pionera del movimiento Causa Justa.

La Fundación Oriéntame es una organización sin ánimo de lucro prestadora de servicios de salud sexual y reproductiva, dentro de los que se incluye el aborto según el marco legal. Además de ello, Oriéntame realiza programas de desarrollo social, capacitación, educación e investigación.

Médicos del Mundo es una asociación independiente que trabaja para hacer efectivo el derecho a la salud para todas las personas, especialmente para las poblaciones vulnerables, excluidas o víctimas de catástrofes naturales, hambrunas, enfermedades, conflictos armados o violencia política.

Xenofobia y discriminación: barreras que enfrentan las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas para acceder al servicio de IVE en Colombia
Image

Isaac Rubio

Corresponsal del estado Zulia

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.