Margariteños

Margariteños padecen consecuencias a nivel psicológico por el déficit presupuestario en sus hogares

Los incrementos desproporcionales del salario ante la realidad que se vive en el panorama socioeconómico de Venezuela ha generado consecuencias en el día a día de los margariteños, ya que 130 bolívares devaluados por los problemas inflacionarios no alcanzan para cubrir gran parte de las demandas presentes en sus vidas.

Por lo tanto, los neoespartanos deben emprender otros caminos en el campo laboral que les brinde oportunidades para generar ingresos que logren cubrir parte de sus necesidades.

Actualmente, un margariteño promedio teme por caer en cuadros clínicos o enfermedades que acarrean ciertos tratamientos de forma continua, ya que con el nivel de ingresos financieros que estos manejan no les permite abordar el costo de los medicamentos o instrumentos que les permite acceder a estos beneficios en el campo de la salud.

«Suena extraño, pero hemos tenido que vender hasta las llamadas telefónicas en las plazas porque no tenemos suficiente dinero para ayudar a nuestra hija con su tratamiento que requiere de insulina por la diabetes tipo I», señaló una señora en la plaza de La Asunción.

Padres margariteños gastan hasta 160 dólares mensuales para poder responder a las necesidades clínicas de sus hijos

Cada vez son más las historias de margariteños que deben migrar o buscar otros métodos para producir ingresos que les permita cubrir necesidades en el área de la salud. «Tuvimos que vender nuestro carro para poder hacer el tratamiento de nuestro hijo para la visión. En cada consulta tenemos que gastar 20 dólares y la realidad es que en un mes visitamos entre 6 a 8 veces el consultorio privado», dijo Aura Núñez, habitante del municipio Arismendi.

Núñez realiza un gasto aproximado de 160 dólares mensuales para cubrir las citas de su hija en consultorios privados, cada vez que ha intentado acceder al sector público, el servicio es lento y deficiente. Por lo mismo, decidió trasladarse hasta este campo de la sociedad que mantiene vivos a muchos margariteños.

La salud mental también se ha convertido en un factor de mucha demanda en el estado

En muchas ocasiones, aquel que decide asistir al psicólogo para recibir atención en el área de la salud mental suele estar calificado en la sociedad de una manera errónea por algunas personas como «cobarde o sujetos débiles».

Sin embargo, durante un recorrido efectuado por La TV Calle en diferentes zonas de la Isla, comprobamos la importancia que tiene la salud mental en la vida de muchos margariteños, estos creen necesarios los lugares de atención pública donde las personas puedan drenar varios de sus problemas obtenidos a partir de la llegada de la pandemia.

«Es importante un campo para la atención de los pacientes que deseen ser atendidos a nivel psicológico, no están locos. Muchos amigos han muerto por culpa del estrés porque no tienen qué comer en sus casas», dijo ante La TV calle Rubén Narváez.

Finalmente, el déficit presupuestario en varios hogares se ha convertido en una de esas barreras que impiden a los margariteños acceder a servicios de atención privada, donde les brinden calidad en el sector salud y los altos costos de la vida en Venezuela ha producido severas consecuencias de salud mental en varios sujetos.

Margariteños padecen consecuencias a nivel psicológico por el déficit presupuestario en sus hogares
Image

Daniel Marín

Corresponsal del estado Nueva Esparta

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.