Utiles escolares

Retrasos en el pago del bono vacacional limita a los margariteños la compra de útiles escolares

La finalización del año escolar en las instituciones de la entidad Insular representa el inicio de la época donde padres y representantes visitan diferentes locales para la adquisición de los útiles y uniformes escolares que requiere su hijo o hija en esta nueva etapa escolar.

Con la crisis en Venezuela, la devaluación del salario de diferentes trabajadores en el país, la constante inflación y el aumento abismal de los precios, al transcurrir de los años, la compra de útiles escolares se ha convertido en un lujo para muchos venezolanos.

“No te voy a caer a mentira, en la lista de útiles escolares del colegio de mi hijo tuve que gastar entre 50 a 70 dólares. Además, la mensualidad de la institución quedó fijada en un precio sumamente alto de 80 dólares”, comentó Sandra, representante de una institución primaria privada en Nueva Esparta.

También, muchos padres en la entidad Insular suelen tomar dos caminos para guiar la educación de sus hijos, la primera opción para muchos ha sido desplazarse al sector educativo público donde el nivel de costos reduce un poco, pero la calidad va mermando de manera crítica, aunque el segundo camino es migrar constantemente a otras instituciones donde se maneja un rango accesible de precios a los padres.

“Estudiar es un reto en este país. La educación privada a veces resulta hasta peor que la que se recibe en el sector público, mientras que las escuelas estadales o nacionales maneja un rango de gratitud hasta cierto punto donde el sistema lo considere prudente», comentó Carolina ante La TV Calle.

Retrasos en el pago del bono vacacional y un salario miserable impide la compra de uniformes o útiles escolares

Por primera vez en varias décadas de trabajo, los docentes no cuentan con el bono vacacional o recreacional. Además de manejarse en bolívares y presentar carencias en la cancelación de este por la disminución de beneficios o primas que antes brindaban mayor estabilidad al ciudadano, maneja un retraso alarmante en la sociedad que pone en riesgo el futuro de cientos de niños en la región insular.

“Nosotros contamos con ese bono para comprar comida, la ropa de mis hijos de la escuela, los útiles escolares o lo poco que pueda hacer con lo que gano”, afirmó una ciudadana adscrita al personal de educación de la gobernación de Nueva Esparta.

Los margariteños temen por los incrementos inesperados del dólar como divisa que regula mucha de las transacciones del país, el pago de esta clase de beneficios en base al valor de la moneda de circulación nacional pone en situación de riesgo aquellas personas que aspiran comprar al menos una camisa escolar a sus hijos.

Retrasos en el pago del bono vacacional limita a los margariteños la compra de útiles escolares
Image

Daniel Marín

Corresponsal del estado Nueva Esparta

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.