Dólar

Empresarios, comerciantes y ciudadanos neoespartanos temen por su futuro con el incremento del dólar paralelo

El incremento del dólar paralelo en el mercado venezolano, genera grandes preocupaciones en los margariteños cuyo salario se maneja por la mediana actualizada en el mes de marzo del año cursante, donde se efectuó un ajuste de 130 bolívares al salario mínimo, bajo una campaña publicitaria en el que se vendía a la población un aumento en los ingresos del venezolanos promedios anclados al Petro.

El posicionamiento del dólar en 6,11 bolívares representa la grave devaluación que se vive en el territorio nacional, dejando en cierto riesgo a los comerciantes, empresarios y miembros de la comunidad neoespartana quienes temen por el incremento de esta moneda que en los últimos años ha asumido un rol emblemático en la comercialización de los servicios o productos.

“Llegar a comprar a una tienda y ver que el dólar está en 6 bolívares es algo catastrófico, porque los margariteños no tienen para abordar esta clase de tarifas en el día a día. Esto simplemente va a aumentar los índices de pobreza en la entidad”, dijo Camila, habitante del municipio García.

Asimismo, hay familias que temen por el futuro de sus ingresos, muchos de los trabajadores del sector publico son dependientes de un salario en bolívares, mientras que los costos que manejan algunos productos suelen ser en dólares o Petros, demostrando la inestabilidad que viven cientos de venezolanos al momento de emprender la búsqueda de cualquier artículo.

“Es muy loco cómo hace dos meses con 5 bolívares podía comprar 7 salchichas porque este equivale a un dólar, ahora me toca gastar 6 o 7 bolívares y la cantidad de salchichas disminuye. Yo no sé porque si el precio del producto está anclado al dólar la cantidad disminuye, así no se puede vivir”, comentó ante La TV Calle David Hernández, habitante del municipio Marcano.

Muchos margariteños viven en incertidumbre constante por los retrasos en sus pagos del bono vacacional

También, Hernández hizo hincapié en el retraso del pago del bono recreacional o vacacional de los trabajadores de la Administración Pública. “Los retrasos en el pago del bono nos está haciendo pasar hambre, porque cobramos incompleto y no podemos disfrutar de un salario digno” dijo el ciudadano.

Por ello, varios ciudadanos han alzado su voz reportando irregularidades en el pago de los bonos y la carencia de ingresos dignos que le otorguen al margariteño la capacidad adquisitiva suficiente para subsistir ante la crisis socioeconómica que se vive en el territorio nacional.

El retraso del bono recreacional ha traído consigo consecuencias severas para aquellos margariteños dependientes de estos ingresos, quienes presentan una gran preocupación porque viven cuestionando a diario los días en que este puede ser cancelado. “Es triste que un docente con 15 o 20 años de trabajo no pueda disponer en pleno cierre del mes de julio de su bono vacacional y que al instante de percibir el mismo no me permita comprar ni una cuarta parte de la canasta alimentaria de Venezuela”, expresó un docente suscrito a la gobernación del estado.

Finalmente, los margariteños desconocen las fechas exactas en la que recibirán esta remuneración, dejándolos en un estado de preocupación constante porque al esperar con esta clase de ingresos deben retrasar los procesos para costear cada una de sus necesidades, situación que para algunos puede ser indignante ante sus trayectorias como personal reconocido por la comunidad educativa en Nueva Esparta.

Empresarios, comerciantes y ciudadanos neoespartanos temen por su futuro con el incremento del dólar paralelo
Image

Daniel Marín

Corresponsal del estado Nueva Esparta

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.