Agua

Margariteños temen por las consecuencias que posee el consumo de agua dulce en sus hogares

La cantidad de margariteños con problemas estomacales derivados del consumo de agua contaminada ha incrementado con el transcurrir de las semanas de julio. Desde finales de abril, diferentes sectores de la Isla de Margarita y Coche presentan dificultades para acceder al agua potable por tuberías en sus hogares.

“Tengo que hervir el agua dulce que compro en 16 dólares, porque me da miedo enfermarme. Tenemos vecinos que cancelan esta cantidad de dinero para tener en su casa, porque viven en zonas muy altas o montañosas donde nunca llega el servicio y ellos sí han comentado que viven enfermos constantemente”, dijo María De los Milagros, habitante del municipio Gómez.

Asimismo, hay padres que temen por la salud de sus hijos desde hace algunas semanas con la desaparición de los ciclos de agua por sus zonas residenciales. “Podrá ser tedioso para los medios de comunicación hablar de este tema, pero es ilógico vivir en una isla donde no se tiene agua potable en los hogares. Conozco personas que lavan su ropa hasta en la playa”, comentó ante La TV Calle Jerónimo, un transeúnte de la ciudad de Porlamar.

Costear el agua es uno de los mayores retos para los neoespartanos

Hay personas en los diferentes municipios que carecen de la cantidad de recursos suficientes para cubrir el costo de un tanque de 5 mil litros en Nueva Esparta. Un ciudadano promedio requiere de 15 dólares para acceder a esta cantidad de agua dulce.

“¿Quién tiene hoy en día en un pueblito 30 dólares cada dos semanas para poder recargar sus tanques y tenerlo en sus hogares? Es imposible con nuestro salario disponer de esta clase de servicios públicos elementales para todos los seres humanos”, comentó Fernando, habitante del municipio Tubores ante La TV Calle.

Los distribuidores de agua potable para cisternas están vacíos por la crisis regional de agua y los retrasos de los ciclos entre municipios para acceder a la misma. Esta situación pone en riesgo la integridad física de distintas comunidades que se han visto en la obligación de iniciar procesos de descontaminación caseros del agua de pozos o manantiales, lo que disminuye la cantidad de bacterias en este tipo de líquidos, pero establece una posición de vulnerabilidad en sus consumidores.

De esta manera, los margariteños viven en una incertidumbre constante donde surgen diferentes interrogantes acerca del regreso de los ciclos de distribución de agua potable a sus hogares, por lo tanto, manejan cierto grado de alarma entre comunidades al no disponer de este patrimonio natural por lo que temen que en los próximos meses los niños, niñas, adolescentes y adultos mayores caigan en severos cuadros clínicos por el consumo del agua sin cumplir con los estándares internacionales que posee la misma de salubridad.

Margariteños temen por las consecuencias que posee el consumo de agua dulce en sus hogares
Image

Daniel Marín

Corresponsal del estado Nueva Esparta

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.