San Cristóbal: entre el acoso callejero y la falta de políticas públicas con enfoque de género

El enfoque de género es una herramienta analítica y metodológica que posee una dimensión política. Por ello, busca la construcción de relaciones de género equitativas, justas y reconoce la existencia de otras discriminaciones y desigualdades derivadas del origen étnico, social, orientación sexual e identidad de género. Justo esto falta en San Cristóbal, estado Táchira, y en gran parte del país.

Dicha perspectiva ayuda a comprender profundamente tanto la vida de las mujeres como la de los hombres y las relaciones que se dan entre ambos. Este enfoque cuestiona los estereotipos con los que somos educados y abre la posibilidad de elaborar nuevos contenidos de socialización y relación entre los seres humanos. En los cuales se respeten los principios básicos de libertad y dignidad humana.

Sin embargo, según las ciudadanas tachirenses este enfoque y sus consideraciones, son escazas en la ciudad. En gran parte, debido a la inseguridad que sienten por la normalización del acoso callejero en la ciudad. Esto, sumado al nulo esfuerzo que ven por parte de las autoridades para combatirlo.

Situación de acoso en San Cristóbal

Según definiciones de organizaciones expertas en el área, se considera acoso callejero a las palabras o gestos, acercamientos intimidantes, fotografías sin consentimiento, agarrones, presión de genitales sobre el cuerpo, exhibicionismo con que debe de llamar la atención de la persona acosada (desnudez parcial o total y masturbación pública), persecución y fotografías no consentidas de partes íntimas de las víctimas.

Pues, con estos actos, el acosador afirma su derecho a llamar la atención de la víctima, poniéndola como objeto sexual y forzándola a interactuar con él.

“Es indignante la situación. Tengo que pensar más de dos veces qué me voy a poner antes de salir para no ser blanco de acoso. Una licra, un pantalón, un suéter, no importa si es con maquillaje o con tapabocas”, denunció una joven estudiante de la Universidad Bicentenaria de Aragua quien destacó que es una situación constante y repetitiva la que vive al respecto.

Además, comentó que todo esto hace que ella y sus compañeras tengan que cambiar de ropa, hábitos e incluso de rutas para evitar el acoso callejero en San Cristóbal.

“El acoso está muy presente en nuestras calles lastimosamente. Lo peor no solo es la libertad de los acosadores, sino lo normalizado que está que en cada esquina haya uno. Porque cualquiera puede ser un acosador, desde un vendedor, hasta un policía. Es más que lamentable y alarmante que no tengamos una cultura ciudadana con enfoque de género. Necesitamos una que respalde la dignidad y respeto que merecemos las mujeres”, dijo la joven.

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios