El 58% de los neoespartanos es víctima de constantes vulneraciones de DDHH

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

La emergencia humanitaria compleja se ha encargado de golpear diferentes sectores del país. Entre ellos, el estado Nueva Esparta, que posee tres islas con un total de 565.562 habitantes, cuyas condiciones de vidas han disminuido con el paso del tiempo. Así pues, el 58% de los neoespartanos maneja un carácter de pobreza producto de la falla de los servicios públicos.

En Nueva Esparta 376.000 personas se han visto afectadas por el déficit de servicios públicos. El estado ha presentado una cifra de 96,7% de interrupciones eléctricas, además del 46,1% que vive constantes fallas del transporte público. Esto, según el informe presentado por HUM Venezuela.

Los neoespartanos en inseguridad alimentaria y sin acceso al agua

Con una caída de la ocupación del 51,7% para el 2021, el 90% de los neoespartanos recurrió a diferentes medios para alimentarse. Por otro lado, el informe reflejó que un total de 339.600 habitantes presentan pérdidas de ingresos, ubicando en esta cifra a la cantidad de personas que viven bajo cuadros de inseguridad alimentaria. Subiendo constantemente en un porcentaje de 23% a 55%.

Además, revelaron que al menos el 46,2% de los integrantes de la región insular en algún momento de sus vidas quedó sin alimentos. Esto sumado al 30% de los habitantes que presentó dificultades para ingerir los tres platos de comida al día, como es costumbre.

Sobre el acceso al agua, las cifras son desalentadoras. Aproximadamente 246.900 personas presentan severas restricciones para acceder al agua potable y abastecerse de  forma regular de la misma. El servicio es, según el informe, 43% de inestable.

Imagen de La Tv Calle

La falta de comida y agua impide la asistencia regular a los colegios

El cierre temporal de las instituciones educativas colocó a 111.800 niños, niñas y adolescentes bajo un riesgo constante para continuar con su preparación básica. Todo, producto de las implicaciones que trae consigo el modelo de aprendizaje retardatario que desarrolló el gobierno nacional.

El 71% de los niños, hasta junio del 2021, no tuvo una asistencia regular por falta de servicios públicos en sus casas o por falta de una alimentación balanceada en sus hogares. Muchas de estas personas dejaron de estudiar para migrar al sector laboral porque no tiene para comer.

También, se aseguró que un 50,5% de los niños, niñas y adolescentes encuestados no recibieron alimentación escolar. En consecuencia,  aumentó a un 20,9%, para el año escolar pasado, el porcentaje de margariteños que abandonaron los colegios.

Una cadena de violaciones de Derechos Humanos

Todo este conjunto de problemáticas son pequeños eslabones en una cadena constante de violaciones de derechos. Esto, desde el derecho a la educación hasta el derecho a la salud, pues los hospitales en la entidad registran un 100% de inoperatividad que impide el acceso a este beneficio social.

Por su parte, el gobierno nacional  sigue violentando las condiciones de vida. Desde el 2018 no se han presentado resultados para medir el derecho a la educación por parte de los entes y órganos del estado, lo cual afecta al ciudadano al desconocer la realidad que lo rodea.

Finalmente, el venezolano en vive panoramas constantes de vulneración de DDHH. Todo, por la falta de condiciones adecuadas para garantizar la dignidad humana presente en el preámbulo de la Declaración Universal de los DDHH. Esto, como consecuencia de la omisión por parte de las autoridades para atender estas realidades locales que incrementan las malas condiciones de las personas en las diferentes regiones del país.

El 58% de los neoespartanos es víctima de constantes vulneraciones de DDHH

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios