Imagen de La Tv Calle

Docentes en Nueva Esparta trabajan por amor al arte

Luego de un retraso importante en sus salarios, en el mes de enero, se demuestra que los docentes en Nueva Esparta siguen trabajando por amor a su profesión.

A esta situación se suma la falta de insumos y herramientas para conducir los procesos de enseñanza con calidad en la región insular. Pero esto parece no ser suficiente, ya que ahora padecen problemas hasta para el disfrute del salario.

La desvalorización por parte de las autoridades nacionales, regionales y municipales con los docentes evidencia la importancia que se le otorga en este país al sistema educativo. Varios docentes en Nueva Esparta, tanto en la Isla de Margarita como en la Isla de Coche, han decidido abandonar las aulas para incursionar en el empleo informal o emprender otros caminos para generar ingresos en sus hogares.

El salario de un docente estadal, según estudios desarrollados por el equipo de la TV Calle en Nueva Esparta, equivale a 3$ o 5$ al mes. Esto, equivale al cambio en bolívares aproximadamente a 30 bolívares, lo que no alcanza para comprar al menos una cuarta parte de la canasta básica en Venezuela.

Docentes en Nueva Esparta y en Venezuela fuera de las aulas

La Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU) contabilizó para el 2021 solamente 15 estudiantes en la facultad de educación del Núcleo de la Universidad de Oriente en Nueva Esparta. Incluso, la carrera de educación fue una de las más despreciadas por los bachilleres. Esto, debido a la falta de un salario digno que garantice calidad de vida al venezolano.

En cambio, la Universidad de Oriente lleva más de 4 años con la carrera de educación cerrada producto de la falta de demanda que genera la misma. Hoy en día ver a una persona estudiando educación parece mentira o un cuento de fantasía.

Diversos jóvenes argumentan que no estudian educación “porque el salario de un docente es muy bajo”. Por su parte, otros responden con las siguientes expresiones “¿estás loco para estudiar educación? Vas a salir de abajo (con un tono sarcástico)”

Este tipo de reacciones son consecuencia de la falta de políticas públicas que permitan garantizar condiciones óptimas en el ámbito laboral los docentes y el personal directivo. Por ejemplo, un docente universitario promedio en Brasil puede ganar 12000 reales brasileños que equivalen a casi 3000 dólares americanos.

¿Cómo vive un docente en Nueva Esparta?

“Haciendo milagros con los 5$ mensuales que ganamos por la gobernación y los bonos de la plataforma patria” respondió un docente cuando se le preguntó cómo hacía para vivir.  Igualmente, aprovechó para expresar su descontento por la tardanza que se ha presentado en el mes de enero para disponer de su salario.

No es para nada sencillo llevar una familia hacia adelante con un trabajo donde no puede cancelar el pasaje en transporte público semanal. Es decir, los ingresos de un docente no alcanzan ni para poder trasladarse a su lugar de trabajo.

En muchas ocasiones los docentes en Nueva Esparta han sido engañados por las autoridades regionales. Pues, les presentan planes de trabajo para aumentar el salario de forma continua o la mejoría de las condiciones de trabajo y no cumplen.

Las escuelas y liceos en Nueva Esparta no cuentan con acceso regular a los servicios públicos. También, los programas alimenticios de las escuelas públicas han desaparecido con el transcurrir del tiempo. Finalmente, no disponen de recursos suficientes para sostener las medidas de bioseguridad dentro de un aula de clases.

Relatar esta realidad en algunos casos parece un cuento de fantasía. Pero, ser docente bajo estas condiciones, demuestra el amor a su profesión que tienen ellos. Aunque otros han preferido desertar o migrar de este sector por las desconsideraciones que suelen presentarse en el mismo.

Docentes en Nueva Esparta trabajan por amor al arte

Ayúdanos a llegar a más personas.
¡Comparte este contenido!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.